SPUTNIK: EXTRAÑO PASAJERO

SPUTNIK: EXTRAÑO PASAJERO

EL MAL DENTRO DE MÍ

Por: Elliot Barrascout Ramírez

De un tiempo a la fecha nos han llegado varias cintas rusas a los cines como Atracción, Guardianes, Baba-Yaga, La novia, Una foto antes de morir, La sirena, y se agradece, por que en verdad han llegado cintas bastante propositivas, que en general sus desenlaces no han sido del todo satisfactorios, pero que en verdad hacen voltear la mirada hacia otro lado que día a día se empeñan por entregar cintas de gran calidad y por demás interesantes como lo es Sputnik.

En el año de 1983, la misión Orbit-4 ha aterrizado con trágicas consecuencias, pues el comandante está muerto, el ingeniero de vuelo está en coma y solo el tercer miembro de la tripulación esta en excelente estado, solo que sufre de perdida de memoria y no recuerda que paso tras el accidente y hasta la llega a la tierra, por tal motivo ha sido recluido en una base militar del gobierno para ver si logran hacer que recuerde algo.

Tatiana Klimova (Oksana Akinshina) ha sido llevada a la base para investigar a Konstantin Veshnyakov (Pyotr Fyodorov), pero descubre que este sobreviviente viaja con un tipo de parasito de otro planeta que en las noches sale de su cuerpo para comer carne humana, peor vuelve a meterse durante el día y el humano anda como si nada, pero no solo eso la aterra, si no que el gobierno sabe de estos sucesos y esta ayudando a alimentar al extraño visitante, así que ella tendrá que tomar cartas en el asunto.

Al más puro estilo de Alíen, el octavo pasajero llega esta cinta rusa, que obviamente no es un remake, aunque tenga elementos parecidos, pero a la vez bastante diferentes, pues aquí el huésped logra entrar y salir a voluntad del cuerpo humano, incluso aquí todo ocurre en la tierra y el planteamiento es como sacar al visitante de Konstantin sin matarlo.

La cinta es de muy bajo presupuesto y eso se nota desde el inicio, no hay espectacularidad y gran parte del filme se basa en estudios, conversaciones y poca acción y aunque vemos al parasito en muchas tomas, quizás ahí se gastó el presupuesto, porque aunque imaginamos por donde entra y sale, nunca se logra ver claramente, aun así la trama es bastante inteligente y logra atrapar al espectador.

Cuando la trama va por buen camino y la doctora y el astronauta logran hacer una buena complicidad que podría desembocar en algo verdaderamente impresionante, se van por un camino fácil y chafa y todo lo bueno que tenía el filme se va literalmente a la basura y  para colmo no se sintieron mal de echar a perder el filme, pues todavía hay un final extra que la vuelve no solo mala, si no terriblemente cursi.

Sputnik es otra de esas cintas rusas que vienen con una gran idea, una trama interesante y una realización bastante aceptable, pero pasa lo que ha ocurrido con la gran mayoría de filmes rusos, no saben cómo terminarla y la acaban de  pésima y rápida manera, de todos modos creemos que es un cine inteligente que vale la pena ver y que no llega tan seguido a las pantallas de cine, pues tenemos fe que sigan afinando sus películas para futuras entregas.

Lo bueno: Interesante filme

Lo malo: El final

Factor Xhale: Nunca se ve por donde sale el Alíen

Sputnik: extraño pasajero (Sputnik, Rusia, 2020)

Director: Egor Abramenko

Protagonista: Oksana Akinshina, Fedor Bondarchuk, Pyotr Fyodorov

Guion: Oleg Malovichko, Andrey Zolotarev

Género: Horror, Sci-Fi

Clasificación: B15

Duración: 113 Minutos

Distribuye: Corazón Films

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *