ESTRENA LA OBRA ÁNGELES EN AMÉRICA

La obra Ángeles en América. El milenio se aproxima expone la
batalla por defender lo que somos y lo que deseamos ser

Dirigida por Martín Acosta, se escenificará de jueves a domingo a las 18:00 horas del 3 al 27 de octubre en el  Teatro del Bosque Julio Castillo

Diversos relatos en los que los personajes atraviesan momentos épicos que
los conducen a mirar las diferentes realidades de las que forman parte integran la obra Ángeles de América: El milenio se aproxima, que se escenificará de jueves a domingo a las 18:00 horas del 3 al 27 de octubre en el Teatro del Bosque Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque, después
de una exitosa temporada el año pasado en el Centro Cultural Universitario
de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Bajo la dirección de Martín Acosta, la puesta en escena se basa en la obra de teatro original Angels in America: A Gay Fantasia on National Themes de Tony Kushner, con traducción de David Olguín, en la que se plantea un discurso sobre la sexualidad, la religión y la política en la era Reagan en
Estados Unidos, particularmente en el desinterés por las minorías y en la
propagación del VIH.

En conferencia de prensa, Martín Acosta dijo que se trata de una obra de gran
envergadura, porque su desarrollo permite contar con mucha precisión lo que quiere expresar el autor.  “El texto es muy específico; tiene un armado perfecto dentro de la dramaturgia contemporánea y es llevado a escena con un equipo perfecto de actores y creativos”.

Agregó que la articulación de la obra es de gran complejidad, ya que son
muchas historias las que deben contarse a la altura de un discurso escénico contemporáneo
que pueda interesarle a un público joven y adulto, “además de meternos en la intimidad de los actores, de tal forma que se sientan comprometidos con un discurso que tiene que conmover”.

Asimismo, consideró que si el arte teatral no es vigente está condenado al museo y que la obra pretende hacer una comparación entre los valores actuales y la época de Reagan. “Se hizo una buena traducción del texto. Quisimos darle un concepto para que hubiera fluidez entre las escenas y todo
fuera contado en un mismo espacio. El reto fue ofrecer un juego coreográfico
complicado con una maquinaria de relojería muy precisa para guiar la atención de los  espectadores”.

Por su parte, el actor Nacho Tahhan aseveró que participar en el montaje ha sido una
experiencia gratificante. “Esta obra se sitúa en el ascenso de Reagan y resulta vigente por la posible reelección y la situación sociopolítica estadounidense”.

Añadió que la puesta en escena les permite a los intérpretes hacer una catarsis a través de los temas abordados. “Mi personaje cruza por la situación del sida y se ve entre el abandono y la posibilidad de atravesar la enfermedad, con la culpa que eso le genera”.

En su oportunidad, la actriz Tanya Gómez refirió que en la puesta en escena encarna varios papeles, como un ángel, un indigente y un agente de bienes raíces, por medio de los que aborda temas complejos de la humanidad. “Mis personajes tienen como hilo conductor ser la conciencia y quien les anuncia a los demás que deberán tomar decisiones determinantes para el resto de
sus vidas.

“Esto ha sido algo enriquecedor para mí en cuanto a la exploración como actriz: pasar de un personaje a otro, ver los estados emotivos álgidos y encontrarme con mi voz. Requerí de un proceso muy específico y técnico con el manejo de la voz y el canto. Corporalmente también me he enfrentado a muchos retos, porque mis personajes son muy diferentes entre sí, con características que los distancian pero que no pierden la emotividad”.

Durante su intervención, el actor Diego Jáuregui afirmó que se trata del mayor reto actoral que ha tenido en su carrera: “Nunca había tenido un rol de una altura semejante y con esas características. Es un antagónico complejo; un personaje que he logrado gozar, lleno de contradicciones, porque es homosexual y homofóbico; judío y antisemita. El desafío ha sido ser la encarnación del mal, pero con sus enamoramientos y debilidades”.

En Ángeles en América: el milenio se aproxima también participan los actores Mario Eduardo D’León, Fabián Corres, Diana Sedano, Fernando Álvarez Rebeil y Georgina Tábora. El diseño de iluminación es de Matías Gorlero; el de escenografía, de Tanya Orellana, y el de vestuario, de Mario
Marín del Río.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *