SUSPIRIA

SUSPIRIA
LA DANZA DE LA MUERTE
Por: Elliot Barrascout Ramírez
@elliotstitch

Luca Guadagnino, el multinominado director por “Call me by your name”, regresa con el remake de una de las cintas más emblemáticas en la historia del cine de horror, el clásico Suspiria de Darío Argento (conocida como Alarido en México, si esa cinta de 1977 donde Miguel Bose empezaba a hacer sus pininos como actor de cine) y que ha sido un proyecto que desde muy niño había querido realizar, pues cuando vio el cartel a los 10 años, quedo muy impactando y por el cual se volvió director y por ende aquí está su propia versión.

Como muchos saben la cinta presenta a la joven estadounidense Sissie Bannon (Dakota Johnson) quien viaja a Berlin para entrar a la famosa academia de Baile Markos, y en su prueba deja a todos impactados, incluso a su directora Madame Blanc (Tilda Swinton) quien logra convencerla de ser la actriz principal en la obra que están montando, aprovechando que la que estaba renuncio y acaba de ser brutalmente asesinada.

Por otro lado se encuentra el psiquiatra el  Dr. Josef Klemperer (interpretado también por Tilda Swinton) quien está ayudando a la joven Patricia (Chloë Grace Moretz) quien le comenta que en la academia Markos existe la grupo de brujas que la están persiguiendo, esta al principio no le cree, pero tras su desaparición, este comienza una investigación junto a una chica llamada Sarah (Mia Goth) quien mientras más se adentra a los cuartos lúgubres de la academia, más dolor y muerte encontrara.

Darío Argento, el genio detrás de Suspiria, parcialmente se basó en el ensayo de Thomas De Quincey de 1845 “Suspiria de Profundis” (Suspiros desde las profundidades) para crear su legendaria cinta en 1977, ahora 4 décadas después, se realiza un remake que como homenaje está situado también en 1977 y aunque es un filme menos sangriento (aunque si tiene su ración) no lo es como en el filme original, aquí se quiso explotar más el terror psicológico, donde todos saben que las maestras son unas siniestras brujas, pero que solo se podrán desenmascarar hasta el final, después de muchas muertas que estarán en sus conciencias gracias al baile.

Hay que reconocer que es un extraordinario filme, pero es un poco denso, tiene partes largas, contemplativas y lentas, no por algo se logra extender a las más de dos horas y media de duración, pero podemos ver elementos más profundos que no se vieron en la Suspiria original y que solo se explotaron hasta sus dos continuaciones siguientes, porque si no sabían Suspiria términos siendo una trilogía que Argento denomina Las tres madres.

Una filme más oscuro, más detallado, con más secuencias de baile y de mayor duración también, con gran suspenso, maravillosas actuaciones, producción, ambientación, fotografía, pero sin lo gore de la primera, sin los ríos de sangre caer, sin la sorpresa del susto, pero que sin duda es un muy digno remake, que aunque se queda por debajo de la original, es en verdad maravillosa y se agradece que cuando se va a hacer un remake de un filme legendario, minino se haga con profundo respeto y admiración, solo por eso el filme es grande, no se lo pierdan y cuidado, después de todos los créditos hay una mini escena final para que no se salgan.

Lo bueno: Una cinta totalmente diferente a la del 77

Lo malo: Es bastante lenta

Factor Xhale: Es menos sangrienta que la de 1977

Suspiria (Italia, USA, 2018)

Director: Luca Guadagnino

Protagonistas: Dakota Johnson, Tilda Swinton, Chloë Grace Moretz, Doris Hick

Guion: David Kajganich, Dario Argento

Género: Fantasía, Horror, Misterio

Clasificación: B15

Duración: 152 Minutos

Distribuye: Gussi Cinema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *