CADÁVER

CADÁVER

UNA MUERTA MUY VIVA Y MUY MALVADA

Por: Elliot Barrascout Ramírez

@elliotstitch

Tras un exorcismo fallido, el padre de la chica poseída, decide quitarle la vida para que ya no siga sufriendo, lo más curioso es que le quita la vida asfixiándola con una almohada, después de que la susodicha, levanto por los aires a los curas y los mato, así de fácil y sencillo.

Tres meses después Megan Reed (Shay Mitchell) consigue trabajo en la morgue de la ciudad, en el turno de madrugada, ella pidió ese horario para liberar sus demonios, sobre todo el que la persigue desde que estuvo en la policía, pero su vida cambiara cuando llegue el cadáver de Hanna Grace, si la chica que murió asfixiada en el exorcismo fallido y empiece a hacer maldades con la poca gente que está a su alrededor.

El padre de Hanna va a la morgue con la firme intención de meterla al horno y quemarla, pero los de seguridad lo impedirán, suponemos que durante 3 meses ha estado haciendo lo mismo sin éxito, el chiste es que el cadáver, no esta tan muerto como se creía y los que la rodean pagaran el precio de cruzarse en su camino.

Estamos ante una de esas cintas que de ver el tráiler se antoja mucho y de ver el poster se antoja más y su título en español “Cadáver” sin duda era la última pieza para que todos acudiéramos a ver esta cinta, pero lamentablemente solo eso es lo único bueno en todo el filme, que en definitiva es la mayor decepción del año y de paso la peor cinta del género en la última década.

Si bien la idea es muy buena, hay que meter mucha fantasía para hacerla sostenible, pues sabemos que la carne se pudre, incluso pasa lo mismo con los zombies, y aquí no, al contrario se regenera al más puro estilo de Wolverine, la bronca es que aquí no estamos ante un mutante, estamos ante un demonio, malévolo, pero intangible, que se basa de un cuerpo de carne y hueso para poder hacer maldades y no para regenerarse.

La cinta es de esas muy oscuras, donde el director, cree que mientras más oscuro el escenario, mayor miedo dará, pero pasa todo lo contrario, que es tan oscuro el entorno, que el espectador no verá nada, salvo unas sombras que nunca despertaran curiosidad y menos miedo.

El colmo del filme es que a pesar de durar 85 minutos, se siente de 4 horas, pues la trama es torpe, sin fluidez, con diálogos insulsos y tontos que no llevan a ningún lado y a eso vamos a sumarle unas actuaciones en verdad asquerosas y si para colmo le metemos pocas muertes y muy chafas, sin duda tenemos unas de las peores películas del año, una cinta que promete mucho y termina por ser una reverenda porquería.

Cadáver es la mayor decepción del año, una cinta que no asustan ni a mi abuelita y que tiene una producción que va de lo mala a lo pésimo, una cinta que no deben de ver por pura salud mental, huyan de ella y no tiren su dinero a la basura.

Lo bueno: La idea, el tráiler y el poster

Lo malo: Toda la película

Factor Xhale: ¿Dónde demonios estuvo ese cadáver en esos 3 meses y por que no se pudrió, si es carne?

Cadáver (The Possession of Hannah Grace, USA, 2018)

Director: Diederik Van Rooijen

Protagonistas: Shay Mitchell, Grey Damon, Kirby Johnson

Guion: Brian Sieve

Género: Horro, Misterio, Thriller

Clasificación: B15

Duración: 85 Minutos

Distribuye: Sony Pictures México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *