lo bueno de DOS TIPOS PELIGROSOS